Translate

Thursday, August 29, 2013

"Fango": El amor menos común



 FOTO: Luis Suárez

"Fango": El amor menos común
Arturo Arias-Polo
El Nuevo Herald 

Mar, un ama de casa analfabeta, pondrá fin a su rutina de cuidar a su hermano Lino asistiendo a una escuela nocturna donde le enseñarán a leer y a sacar cuentas. Mientras cumple el programa de automejoramiento se encontrará con Hernán, el hombre que la hará conocer una faceta del amor desconocida para ella.

Fango, original de María Irene Fornés, está considerada una pieza emblemática en el repertorio teatral de off- Broadway de la década de 1980.

El montaje de Akuara Teatro cuenta con las actuaciones de Yvonne López Arenal, Andy Barbosa y Joelvis Batista.

“Mar comprende que el conocimiento es poder. Pero su escasa visión de futuro le impide escapar del ambiente miserable en que transcurre su vida”, explica Alberto Sarraín, traductor del texto original en inglés y director de la puesta en escena.

El teatrista comentó que la obra, concebida en medio de una crisis económica que aumentó el índice de desempleo y redujo los programas de asistencia social, sigue vigente 30 años después.

“Tal como reflejó la crítica de Los Angeles y Nueva York en el momento de su estreno, la historia de estos personajes lo mismo se puede ubicar en el sureste de Estados Unidos, los cerros de Caracas, que en las favelas de Río de Janeiro”, agrega Sarraín, que preservó el acento cubano del elenco “porque el argumento también podría ocurrir en cualquier solar habanero”.

El teatrista retoma la obra a dos años de haberla montado en España con la compañía Artenlace. Y al igual que en aquella ocasión, mantiene su estilo expresionista, apoyado en esta ocasión por los diseños de Luis Suárez (escenografía y vestuario), Mario García Joya (luces) y una banda sonora eclética, creada por él, que contrasta con la intensidad de la trama.

“La obra exige un gran esfuerzo actoral porque no es una historia de amor común y corriente. Se trata de una relación incestuosa entre Mar y su medio hermano, que ha sido desplazado por su amante”, destaca el director, a quien también se le debe la traducción al español de La conducta de la vida, otra pieza de la autora.

La obra dramática de María Irene Fornés (La Habana, 1930) incluye Mud, The Conduct of Life y Lovers and Keepers, entre más de una veintena de títulos.

A lo largo de su trayectoria, la escritora y pedagoga, radicada en Nueva York desde 1954, ha sido reconocida por el Concilio Nacional de las Artes de Estados Unidos, la Fundación Rockefeller, la Fundación Guggenheim y la Academia Americana de las Artes y las Letras.

El premio a las Artes del estado de Nueva York y el Obie, máximo galardón que otorga el periódico The Village Voice a las personalidades del teatro, aparecen en la larga lista de distinciones que recibió durante sus años activos.

En el año 2005, Fornés recibió el premio Una vida dedicada a las artes en el XX Festival Internacional de Teatro Hispano de Miami. •

‘Fango’, presentado por Akuara Teatro, 4599 SW 75 Ave., Bird Road Art District., sábados, 8:30 p.m. y domingos, 6 p.m.
 
(786) 853-1283

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/08/29/1554661/fango-el-amor-menos-comun.html#storylink=cpy

Friday, August 23, 2013

"Fango", una historia de amor



AK.Fango.JuliodelaNuez
‘Fango’, de María Irene Fornés. Foto: Julio de la Nuez.

"Fango", una historia de amor
Aimeé Barat
Asesora Literaria


Fango, de María Irene Fornés, fue escrita en 1983, en medio de una recesión económica que aumentó las cifras de pobres y desempleados y redujo el presupuesto de programas de asistencia social. De ahí quizás nace el impacto que causó su estreno ese mismo año, primero en California y después en Nueva York, bajo la dirección de la propia María Irene. Treinta años más tarde, las circunstancias en que llegó a escena esta pieza emblemática del movimiento off-off Broadway, no son ajenas.

La historia de Fango es la de los white trash (basura blanca), término peyorativo usado en Estados Unidos para marcar a personas blancas consideradas socialmente despreciables. Aunque está estrechamente asociado a la pobreza, white trash se traduce también como bancarrota moral y cultural. Los white trash (diferentes a los rednecks) son percibidos como brutos sin modales, con un estándar moral por debajo de la norma, sin refinamiento ni educación académica, gentes que para mayor desgracia viven por ejemplo en un cuarto destartalado, o compartiendo promiscuamente una vivienda miserable. Y es por eso que la historia de Mar, Lino y Hernán, los personajes de Fango, es tan vigente como fácil de ubicar en cualquier punto geográfico. Puede ser —y originalmente es— en el sureste estadounidense, pero pudiera ser en los cerros de Caracas, las favelas de Río o los solares habaneros.

La Mar, el Lino y el Hernán que conoceremos hoy no nos dirán si están en algún lugar en particular. Los actores, sin embargo, hablan como que lo que son, cubanos. Aunque Fango (Mud) se escribió originalmente en inglés, Susan Sontag subraya en el prefacio de una antología de las obras de Fornés (María Irene Fornés: Plays) que la fuerza de su escritura proviene del español y la cubanía de la autora, cuyo trabajo es indiscutiblemente bicultural. Por su parte Rine Leal se atrevió incluso a asegurar en el prólogo de Teatro: 5 autores cubanos, que María Irene Fornés pertenece al teatro cubano entre otras cosas por su “idea de la vida como un absurdo cotidiano regido por el azar o el nonsense, la dialéctica del opresor/oprimido, el intercambio de roles, la parodia y la farsa.”

De lo que no hay dudas es que María Irene Fornés es la dramaturga cubano-americana más representada y estudiada. Nacida en La Habana en 1930, se radicó en Nueva York a los 15 años y en 1951 adoptó la nacionalidad estadounidense. Comenzó a escribir teatro al inicio de la década del 60 y es autora de más de dos docenas de obras por las que ha sido reconocida como una de los dramaturgos contemporáneos más influyentes. Fornés ha ganado en nueve oportunidades el Premio Obie, el máximo galardón que se otorga en Nueva York al teatro de Arte. Entre sus obras más sobresalientes hay que mencionar La conducta de la vida, La exitosa vida de 3, Fefu y sus amigas, y por supuesto Fango.

En Fango nos presenta a tres personajes atrapados fuera y dentro de sí mismos; inmersos en un conflicto doméstico-erótico en medio de un inmundo ambiente suburbano. Mar, una mujer analfabeta que plancha incansablemente, está harta de ocuparse de Lino, un hombre-niño, víctima de una enfermedad venérea que lo ha privado de lo único que puede ofrecerle a Mar: su potencia sexual. Ella sueña con un futuro mejor y su visión incluye desde aprender a leer hasta morir limpia en un hospital, no sin antes compartir su vida con un hombre que la represente. Se le antoja que ese hombre puede ser Hernán, que la deslumbra con su supuesta sapiencia y desplaza a Lino de su cama.

Concebida en 17 escenas que algunos críticos han comparado con las estaciones de un viacrucis, la obra transita por los instintos más animales del hombre y los sentimientos más delicados de esos animales. Mar comprende que el conocimiento es la llave para escapar de ese círculo asfixiante… En palabras de Fornés “es su mente la que importa durante toda la obra (…) Es a causa de esa mente, la mente de Mar, una mente de mujer, que la obra existe.”

Con la puesta en escena que presenta Akuara Teatro, su director Alberto Sarraín regresa a Fango, después de haber estrenado una primera versión en España en 2011. Considerado uno de los directores más importantes del teatro hispano en Estados Unidos, Alberto Sarraín ha sido galardonado con importantes premios en Estados Unidos y otros países. A sus actividades como director teatral se suman las de dramaturgo, profesor, ensayista y traductor. De hecho, además de la dirección de Fango, corresponde también a Sarraín la traducción y versión de este nuevo montaje.

En una entrevista para Artefactus Magazine con motivo del estreno en Madrid, le pidieron al director que enumerara tres razones para ver Fango y esta fue su respuesta:

Fango es una obra profundamente humana, llena de violencia y ternura, de simpatía y dolor. Fango denuncia como las sociedades contemporáneas viven ajenas a la vida marginal a que han sido sometidos muchos de sus ciudadanos. Fango es una obra intensa, llena de emociones y situaciones sorpresivas que movilizan en el espectador mucha energía. Y agregaría una cuarta: Fango mostrará tres trabajos de actuación de gran rigor y efectividad.”

Cuatro razones que valen para el estreno de Fango en Miami.


Yvonne López Arenal. Foto:  Mario García Joya.

Yvonne es Mar
Yvonne López Arenal, nació en La Habana, Cuba. Licenciada en Artes Escénicas por el Instituto Superior de Arte de La Habana, durante esos años fue alumna de la destacada actriz Raquel Revuelta. Luego de graduarse formaría parte del colectivo Teatro Estudio, en La Habana.

En su trayectoria teatral se destaca su participación en obras como: Las Pericas, Andoba, Yerma, Romeo y Julieta, La posadera, La venganza de Don Mendo, La esquina peligrosa, La duodécima noche y La fierecilla domada. Con Réquiem por Yarini de Carlos Felipe debutó en la dirección. En El Súper de Iván Acosta, se desempeñó como actriz y productora, también dirigió Tula la peregrina de Raúl de Cárdenas, entre otros proyectos. Fue una de las fundadoras y directora de programación del Cuban American Cultural Institute de Los Angeles, California. Dirigió y fundó la compañía Teatral La Avellaneda, también en Los Ángeles. Gaviotas habaneras, su ópera prima, se estrenó en Los Angeles Theatre Center, en el año 2002 y se publicó en la editorial digital: Alexander Street Press. El Reina María su primera obra de teatro breve y La noche de Eva, han sido publicadas por la editorial Baquiana y la editorial Silueta. La primera fue presentada en un ciclo de lecturas dramatizadas en Teatro Estudio Time Square, por OLLANTAY Center for The Arts, en New York. Ha dirigido y actuado en los ciclos de Lecturas dramatizadas de la institución Cultural René Ariza, entre ellas: El plan de las aguas de Maricel Mayor Marsán, Gaviotas habaneras, de su autoría, Los siervos de Virgilio Piñera, entre otras. En el año 2009 dirigió y actuó en su obra La noche de Eva, estrenada en el Festival de Teatro Cubano en un Acto, organizado por Teatro Retablo. Ese año participó también en el Congreso de Teatro Cubano, organizado por el Centro Cultural Cubano de NY”. Su obra La noche de Eva, recibió el Hola Award 2009, Outstanding Visinting Production, que otorga la Hispanic Organization of Latin Actors de New York. Ha protagonizado películas y series de televisión en Cuba, en Los Ángeles, California y para TVE en España. Entre ellas: Cartas del parque, dirigida por Tomás Gutiérrez Alea, Emerald Cut, dirigida por Arturo Barquet, Dos veces Ana, film de Sergio Giral, De tu sueño mi sueño de Eduardo Moya, Capitán Rolando de Jesús Cabrera, entre otras. En la actualidad es la directora general de Akuara Teatro, compañia teatral fundada en el sur de la Florida, donde ha trabajado en diferentes obras, entre ellas: El banquete infinito de Alberto Pedro Torriente, bajo la dirección de Miriam Lezcano; Nevada de Abel González Melo y Contigo, pan y cebolla de Héctor Quintero, ambas dirigidas por Alberto Sarraín.


Andy Barbosa.

Andy es Lino
Andy Barbosa Morel es graduado de Licenciatura en Artes Escénicas, del Instituto Superior de Arte, en La Habana, Cuba. Trabajó en Argos Teatro bajo la dirección de Carlos Celdrán. Fango de María Irene Fornés en el 2008. Abalon en una noche en Bangkok, de Fritz Kater. Ha participado en el taller de actuación dirigido por Stephen Bayly (UK), director del National Film and Television School de Londres en la Escuela Internacional de Cine de San Antonio de los Baños. Ha participado en talleres de dirección de actores dirigido por Ofelia Medina (México), Carlos Celdrán y Fátima Toledo (Brasil). Fue nominado al premio Caricato, en la Habana, por su trabajo actoral en Fango. Es parte del colectivo de Akuara Teatro, con la que ha trabajado en las obras Nevada y Contigo pan y cebolla.


Joelvis Batista.

Joelvis es Hernán 
Joelvis Batista Valero (1981), nació en Cuba. Curso estudios en la Escuela Profesional de Arte Samuel Feijoo de Santa Clara, en la especialidad de actuación. Trabajó en obras como Réquiem por Yarini, El beso de la mujer araña, La fierecilla domada y Otelo. En el año 2005 viajó a Tenerife, Islas Canarias. Trabajó como actor en varios proyectos de cine independiente. En agosto de 2008, funda el grupo Clase A, junto a Freddie Rives (El Pinareño). Actualmente es integrante del grupo Akuara Teatro, donde ha tenido el gusto de participar en obras como Contigo pan y cebolla y La sal de los muertos.

Alberto Sarraín. Foto: Ulises Regueiro.
Alberto Sarraín. Foto: Ulises Regueiro.

Equipo creador
Traducción, versión y puesta en escena: Alberto Sarraín
Escenografía y Vestuario: Luis Suárez
Diseño de iluminación: Mario García Joya
Técnico de luces: Rolando Santini
Fotografía: Julio de la Nuez y Ulises Regueiro
Asesoría literaria, Asistente de dirección y Jefe de escena: Aimeé Barat
Diseño gráfico: Álvaro Martínez
Producción ejecutiva: Yvonne López Arenal, Alberto Sarraín, Lillian Manzor
 Una producción de: Akuara Teatro
Estreno en Miami de Fango (Mud)
de María Irene Fornés
Sábado 31 de agosto de 2013
en Akuara Teatro
4599 SW 75 Ave, Bird Road Art District.
Teléfono para reservaciones: 786-853.1283
Funciones: sábados, 8:30 p.m. y domingos, 6:00 p.m.
Entrada General: $20.00
Estudiantes con carnet, adultos mayores y grupos de cinco o más: $15.00
Temporada: Todo el mes de Septiembre.

 

AkuaraMap

Sunday, August 18, 2013

Fango de María Irene Fornés


"Fango" (Mud) de María Irene Fornés en Akuara Teatro. Reservaciones / tickets: 786 853 1283

Estreno el 31 de Agosto de 2013 a las 8:30 pm

AKUARA TEATRO
BIRD ROAD ART DISTRICT
4599 SW 75 AVE
Miami. FL.33155 

Traducción, dramaturgia y puesta en escena:
Alberto Sarraín

Actores y personajes:
Yvonne López Arenal: Mar
Andy Barbosa: Lino
Joelvis Batista: Hernán

Equipo creador
Escenografía y Vestuario:
Luis Suárez
Diseño de iluminación:
Mario García Joya
Técnico de luces:
Rolando Santini
Fotografía:
Julio de la Nuez, Ulises Regueiro
Ayudante de dirección y Jefe de escena:
Aimeé Barat
Diseño gráfico:
Álvaro Martínez
Producción ejecutiva:
Yvonne López Arenal, Alberto Sarraín, Lillian Manzor
Una producción de: Akuara Teatro.


Thursday, August 15, 2013

Editorial Silueta y Akuara Teatro

video


Editorial SILUETA y AKUARA Teatro

Cordialmente invitan
a la presentación del libro

Obra poética casi completa

de la escritora

Lilliam Moro

Viernes, 16 de agosto de 2013
7:30pm

Presentación a cargo de Reinaldo García Ramos

AKUARA Teatro
4599 SW 75th Avenue
Miami, Florida 33155
(786) 853-1283 - Entrada gratis

Se ofrecerá un brindis después del evento


http://www.youtube.com/watch?v=qi3iR4wcv8U

Wednesday, August 14, 2013

"Fango" de María Irene Fornés


"Fango" se estrena el 31 de Agosto de 2013

For more information please call: 786 8531283.

Akuara Teatro.
Bird Road Art District
4599 Sw 75 Ave
Miami. Fl. 33155
Tickets: $20.00

Thursday, August 1, 2013

La sal de los muertos



 Foto: Ulises Regüeiro.
‘La sal de los muertos’, la alquimia del poder

Mayra Marrero
Especial/El Nuevo Herald

La sal de los muertos, obra en dos actos de Matías Montes Huidobro, esperó más de 50 años para ser representada. El pasado sábado en la Sala Avellaneda de Akuara Teatro tuvo lugar su estreno mundial.

La obra es un discurso crítico a la república cubana a través de una familia y tres generaciones –el abuelo (Tigre), el padre (Lobo) y el hijo (Lobito), secundados por Aura (la madre), Cuca (la abuela) y Caridad. Sin embargo, a pesar de que fue escrita entre 1960 y 1961, su tesis se traslada a nuestro tiempo. La avaricia, el autoritarismo, el miedo, la esperanza y la huida se replantean en cualquier escenario y sobre todo siguen manifestándose en el contexto social cubano. Montes Huidobro en este texto dramático se afianza en la tesis de Antonin Artaud que enuncia el resurgimiento de la poesía en “el lado malo de las cosas”.

La supremacía de la palabra en esta obra hace difícil la gestión del director Christian Ocón, quien propone un diseño escénico contemporáneo tratando de hacer la obra más cercana al espectador a quien enclaustra durante más de dos horas en sus represiones y lo fuerza a la busqueda de una salida.
La puesta en escena logra sus mejores momentos en el primer acto, más dinámico y revelador, quizás por la energía de Yoelvis Batista (Lobito) y la traducción del miedo con la gestualidad de Liset Jiménez (Caridad), que hace del silencio la palabra. Las luces de Mario García Joya y Rolando Santini provocan al espectador y lo hacen cómplice.

La escenografía y ambientación del propio Ocón junto al maquillaje y vestuario de Alejandro Galindo son elementos que ayudan a configurar el universo escénico que propone la puesta.
En el teatro de la crueldad la palabra tiene un papel ritual importante, entrelaza al actor con el espectador y lo hace parte de su agonía. El monólogo de Caridad al final de la obra logra una visión profética de la realidad cubana en los últimos 50 años, la huida, el escape o el milagro que los salve son las claves para el desenlace.

El teatro nos mantiene en “estado de guerra” según Artaud, por eso la continuidad en la preparación actoral en la adquisición de nuevos lenguajes es imprescindible para crear y recrear teatro. Esta premisa debe continuar en la búsqueda que Christian Ocón y su equipo han manifestado en La sal de los muertos.

La historia agresiva y poética de Matías Montes Huidobro, que continúa en escena por dos semanas más, es un ejemplo de la vigencia de las causas que inspiraron esta obra y que la hacen una muestra recurrente del teatro de la crueldad. •

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/07/31/1534222/la-sal-de-los-muertos-la-alquimia.html#storylink=cpy

“La sal de los muertos” hace pensar…

Cristian Ocón en el papel de "El Tigre"
 Foto: Ulises Regueiro.

Cristian Ocón en el papel de “El Tigre”

“La sal de los muertos” hace pensar…


Publicado en Diario Las Américas, 1 de agosto de 2013

Matías Montes Huidobro pasará a la historia de la literatura cubana como una de las figuras más prolíficas y versátiles del Siglo XX. Trabajador incansable, además de editor de revistas y antologías, se ha destacado en la narrativa, la poesía, el teatro, y la crítica literaria. Si hay un género, sin embargo, en que más se destaca, que lo define mejor, es la dramaturgia. No en balde muy joven recibió en Cuba el Premio Nacional “José Antonio Ramos”; y en el exilio, que comenzó en 1961 para él y su inseparable compañera Yara González, ha publicado un buen número de sus obras, muchas de las cuales se han llevado a la escena. Recuerdo, por ejemplo, la producción de “Un objeto de deseo” bajo la dirección de Mario Salas Lanza en 2006, y de “Los acosados”, dirigida por Ernesto García, en 2008, entre muchas otras.

A ningún autor le agrada tener sus piezas engavetadas; y Matías, que posee tanta persistencia como talento y capacidad de trabajo, pensó que después de más de medio siglo, ya era hora de que “La sal de los muertos” viera la luz. La había traído escondida en su equipaje al salir de la Isla, y nunca había logrado que se llevara a las tablas ni allá ni acá. La obra de dos actos se estrenó por fin el sábado 27 de julio como una producción de “Pro Teatro Cubano” en Akuara Teatro y estará en cartelera los próximos dos fines de semana.

“La sal de los muertos” se inscribe en la tradición de la crítica social y política que puede trazarse desde la primera generación literaria cubana con Carlos Loveira, Jesús Castellanos, José Antonio Ramos y el propio Agustín Acosta, en su célebre poema “La Zafra”. En realidad, esta tendencia tiene sus raíces en la era colonial. Baste recordar los ensayos del Padre Félix Varela en “El Habanero” y los de José Antonio Saco sobre la vagancia. Es natural que estas denuncias de los males del país se intensificara en los primeros tiempos de la Revolución y el cambio tan radical que tuvo lugar.

También hay que situar “La sal de los muertos” dentro del teatro del absurdo, que marcó las décadas de los cuarenta a los sesenta con diálogos repetitivos, fuertes rasgos existencialistas y un cuestionamiento de la sociedad y el hombre, entre otras características. Posiblemente Samuel Beckett y Eugene Ionesco fueron los que más sobresalientes en este tipo de teatro; y entre los cubanos, Virgilio Piñera, José Triana y Montes Huidobro. El escritor francés Antonio Artaud inspiró asimismo a algunos dramaturgos de esos años a utilizar el “teatro de la crueldad”, en el que se inscribe esta obra de Matías Montes. Se trata de un tipo de teatro en el que se utilizan escenas violetas; gestos, lenguaje y actitudes chocantes; y situaciones inhumanas, feroces. No es casual que los personajes tengan nombres de fieras.

“La sal de los muertos”, con un elenco multinacional (de cubanos, peruanos, nicaragüenses, costarricenses, dominicanos), muestra los conflictos de una familia enferma de avaricia, corrupción, luchas generacionales y afán de poder. Más allá de los enfrentamientos y sospechas entre abuelos, padres, hijos, parejas, la obra es la metáfora de un país, un continente, un universo que se convierte en encierro, un lugar viciado del que no hay salida posible.

Si la dirección de Christian Ocón es digna de elogio, más aún lo es su actuación como El Tigre, especialmente porque el actor destinado al papel tuvo que abandonarlo apenas una semana antes, y Ocón optó por asumirlo para no posponer el estreno. El resto del reparto –Orquídea Gil, Ivette Kellems, Orestes Graupera, Liset Jiménez y Yoelvis Batista— merece aplausos al igual que el asistente de dirección, Carlos Laso; Alejandro Galindo, por el maquillaje y vestuario; y Mario García Joya, por las luces y sonido. Hay escenas en que se escuchaba la lluvia de forma tan convincente, que yo no estaba segura si se trataba de efectos de sonido o si en verdad afuera diluviaba. Lilliana Espeleta, Martha Lizana y Octavio Gallardo participaron dignamente en papeles muy breves.

Christian Ocón estuvo también a cargo de la escenografía y ambientación; y es en este renglón donde únicamente diría que no quedé del todo complacida, pues hubiera preferido que se evitaran los emblemas tan explícitamente cubanos al final de la obra –bandera, trazo de la Isla en el escenario, Caridad vestida como la Virgen– porque limitan el horizonte de una obra de dimensiones universales y símbolos plurivalentes.

Les recomiendo que aprovechen la oportunidad de ver “La sal de los muertos”. No es precisamente una obra que entretiene. Logra algo mucho más profundo. Punza, incomoda, hace pensar.

Nota: “La sal de los muertos” de Matías Montes Huidobro subirá a escena en Akuara Teatro (4599 SW 75 AVE, Miami Fl. 33155) en una producción de “Pro Teatro Cubano”, dirigida por Christian Ocón, durante dos fines de semana más, los sábados (a las ocho y treinta de la noche) y los domingos (a las cinco y treinta de la tarde) los días 3, 4, 10 y 11 de agosto (informes y reservaciones, 305 640 2422). Con el apoyo de Akuara Teatro. Boletos: $20.00. Descuentos para “seniors”, grupos de más de seis y estudiantes con identificación, $15. Informes y reservaciones; 305-640-2422; 786-38-3203; 786-487-8119.